NUESTRA HISTORIA

Quien más y quien menos, muchas personas nos hemos hecho alguna vez preguntas como: Porqué estoy en este mundo? Porqué me duele aquí o tengo “X” enfermedad? Qué hago con mi vida? Cuando encontraré trabajo/ pareja/ la felicidad y porqué me siento así? ¿porqué atraigo a cierto tipo de personas a mi vida?, ¿qué ese vacío que siento por dentro y que no puedo llenar con nada?, y un largo etc…También hay mucha gente que es un poco más consciente y quiere cambiar, pero no sabe cómo o no se ve capaz.

 

Ante estas dudas, cada persona reacciona de forma diferente. Muchas personas sienten tristeza y se encierran en bucles mentales autodestructivos (por ejemplo el pensar: porque me castiga Dios?). Drogas legales o ilegales, meditación, pensar en otra cosa, intentar no pensar en ello a base de llenarse de actividades, volcarse en el trabajo y la vida social, buscar la ilusión de un futuro mejor mediante tarot, adivinación... Las estrategias del ser humano son diversas, a veces acertadas y otras veces no tanto.

 

 

Como podemos nosotros ayudarte a afrontar todas estas emociones y pensamientos tan personales?

 

Primero, déjanos contar un poco nuestra historia. Nosotros somos dos hermanos (Marcel y Marc).

 

Yo, Marc, durante muchos años me hice las mismas preguntas existenciales que cualquier persona. Me licencié en Psicología en la Universidad de Barcelona y luego hice un master en Neuropsicología clínica. Trabajé en varios hospitales de Barcelona, con población psiquiátrica y he estado durante muchos años trabajando en residencias geriátricas. Sin embargo, siempre hubo muchas piezas del puzle que no encajaban y mi visión científica no podía explicar. Intenté profundizar más en la parte desconocida del ser e hice un master en hipnosis clínica y también estudié programación neurolingüística (PNL). Sin embargo, seguía siendo imposible llegar a la raíz.

 

Un día descubrí una cosa llamada canalización. Hablar con los guías y seres espirituales lo llamaban. En ese momento pensé que serían “vendedores de humo”, cuentistas ganando dinero engañando al personal. Así como las terapias energéticas de las cuales en un primer momento uno piensa que puedan no ser nada más que simple autosugestión, placebo.

 

Sin embargo, para mi sorpresa descubrí que esas personas sabían cosas muy concretas acerca de mí que era imposible que supieran. Y vi que en otras personas la eficacia era tal que a veces en una sesión de estas “terapias alternativas” se lograba mucho más, cambios mucho más rápidos y profundos, que en terapias psicológicas o farmacológicas mucho más largas y costosas, y que los resultados nada tenían que ver con la autosugestión. Así que a lo largo de varios años he profundizado yo mismo en estos, descubriendo nuevos horizontes y desarrollando nuevas capacidades. Y ahora sí, considero que he llegado a la esencia del ser y a poder conectar al nivel más profundo con las otras personas para ayudarlas, mediante una técnica llamada Reprogramación Cuántica.

 

 

Sé que a muchas personas puede descolocarles al principio el encontrarse con cosas como que otra persona desconocida (yo en este caso) les hable de todas estas cosas tan diferentes a lo que están habituadas a escuchar. Es algo que rompe demasiado los esquemas mentales occidentales. Sin embargo, tras la impresión inicial, los resultados hablan por sí mismos cuando las personas ven sanar enfermedades que actualmente la medicina no puede sanar y que quizás llevaban muchos años padeciendo, o el que otra persona pueda absorber en pocos minutos algo tan profundo como las emociones negativas de uno estancadas por largo tiempo y convertirlas en positivas.

 

Tras este mundo material hay otro mundo intangible. Lo de que somos “seres de luz” no son solo palabras bonitas. Tú firmaste, aceptaste y elegiste tu vida: naciste para cumplir un propósito, y aprender una serie de lecciones, aunque ahora aún no lo recuerdes. Tus guías espirituales procuran redirigir tu vida para que las cumplas mediante situaciones vitales, retos y dificultades de todo tipo. En definitiva, planificando el escenario de tú vida. El problema viene cuando nos desviamos y la mente va por un lado y el alma por otro.

 

Ahí es donde entramos mi hermano Marcel y yo. Ayudándote a recolocarte en tu camino, encontrar los porqués de lo que te pasa, e informándote hasta donde nos permitan y facilitándote las cosas. Nadie puede hacer el trabajo por ti. Aunque también es cierto que se avanza siempre con ayuda de los demás. Permítenos ayudarte y puede que te sorprendas gratamente.

 

CONEXIÓN PERSONAL